Sanciones y responsabilidad civil al volar drones: Guía Completa

Descubre las sanciones y responsabilidad civil al volar drones: Guía Completa


Volar drones es una experiencia emocionante, pero es esencial conocer las implicaciones legales para evitar sanciones y asegurar una práctica segura. En este artículo, exploraremos las sanciones por vuelo inadecuado y la importancia de la responsabilidad civil, además de ofrecerte consejos clave para volar con confianza.

La siguiente ley tiene por objeto determinar las competencias de los órganos de la Administración General del Estado en materia de aviación civil, regular la investigación técnica de los accidentes e incidentes aéreos civiles y establecer el régimen jurídico de la inspección aeronáutica, las obligaciones por razones de seguridad aérea y el régimen de infracciones y sanciones en materia de aviación civil.
Sus disposiciones tienen por finalidad preservar la seguridad, el orden y la fluidez del tráfico y del transporte aéreos, de acuerdo con los principios y normas de Derecho internacional reguladores de la aviación civil.

Artículo 43. Concepto y clases de infracciones.

– 1. Constituyen infracciones administrativas en materia de aviación civil las acciones u omisiones que se tipifican como tales en esta ley.
– 2. Las infracciones administrativas tipificadas en esta ley podrán ser leves, graves y muy graves, de conformidad con lo que se establece en los artículos siguientes. Sólo podrán ser sancionadas las personas físicas o jurídicas que resulten responsables de los hechos constitutivos de infracción aún a título de simple inobservancia.

Artículo 44. Infracciones contra la seguridad de la aviación civil.

– 1. El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el título IV de esta ley por los sujetos que en cada caso estén sometidos a ellas constituirá infracción leve, salvo que constituya una infracción de las tipificadas en los artículos siguientes en este capítulo, o se produzca alguna circunstancia especial de las previstas en los apartados siguientes en este artículo, que lo califique como infracción grave o muy grave.

– 2. El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el título IV de esta ley constituirá infracción grave cuando se dé alguna de las siguientes circunstancias calificativas:

a) Se haya causado un incidente grave de aviación.

b) Se hayan producido lesiones graves a las personas, con arreglo a lo dispuesto en el Código Penal, o determinantes de baja para la actividad laboral por período superior a siete días o incapacidad laboral.

c) Se hayan originado daños y perjuicios a bienes y derechos que, valorados de forma individual para cada uno de los sujetos afectados, alcancen una cuantía comprendida entre 5.000 y 15.000 euros.

d) Se hayan ocasionado retrasos no justificados por tiempo superior a cuatro horas en la prestación de los servicios aeronáuticos.

– 3. El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el título IV de esta ley constituirá infracción muy grave cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias calificativas:

a) Se haya causado un accidente de aviación.

b) Se haya causado la muerte de una persona.

c) Se hayan originado daños y perjuicios a bienes y derechos que valorados de forma individual para cada uno de los sujetos afectados alcancen una cuantía superior a 15.000 euros.

d) Se haya causado la suspensión no justificada de la prestación de los servicios aeronáuticos.

Artículo 55. Sanciones.

1. Las infracciones establecidas en el capítulo I de este título serán sancionadas del modo siguiente:

– a) Las infracciones leves con apercibimiento o multa de 60 hasta 45.000 euros.
– b) Las infracciones graves con multa de 45.001 a 90.000 euros.

Régimen de infracciones y sanciones en materia de aviación civil (Página 41)

– c) Las infracciones muy graves con multa de 90.001 a 225.000 euros.

2. Cuando las infracciones fueran cometidas por las entidades colaboradoras de inspección, las compañías que realicen transporte aéreo comercial, las organizaciones de diseño, fabricación o mantenimiento de aeronaves, los proveedores de servicios de navegación aérea, los agentes de servicios aeroportuarios, los gestores de aeropuertos, aeródromos o instalaciones aeroportuarias y, en general, las personas físicas o jurídicas que desarrollen actividades incluidas en el ámbito de aplicación de esta ley con carácter comercial o que las realicen a cambio de una contraprestación económica no salarial las sanciones aplicables serán las siguientes:

– a) Para las infracciones leves, apercibimiento o multa de 4.500 hasta 70.000 euros.
– b) Para las infracciones graves, multa de 70.001 a 250.000 euros.
– c) Para las infracciones muy graves, multa de 250.001 a 4.500.000 euros.

3. Cuando exista y pueda conocerse el beneficio bruto obtenido como consecuencia de los actos u omisiones en que consistan las infracciones, las cantidades que resultasen de la aplicación de lo previsto, respectivamente, en los párrafos b) y c) del apartado anterior, podrán ser incrementadas en la diferencia positiva que se produjera, en su caso, mediante la aplicación de las siguientes reglas:

– a) Por la comisión de infracciones graves, el importe no inferior al tanto ni superior a doble del beneficio obtenido.
– b) Por la comisión de infracciones muy graves, el importe no inferior al tanto ni superior al triple del beneficio obtenido.

Referencia: BOE-A-2003-13616. Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea.

Equipo anti dron policía nacional

Sanciones por Vuelo Inadecuado:

Un dron no es solo un juguete; es una aeronave sujeta a regulaciones estrictas. No cumplir con estas normativas puede resultar en sanciones económicas importantes emitidas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Con tres niveles de sanciones, es crucial comprender las posibles consecuencias:

  • Sanciones Leves: Originadas por un uso inapropiado sin causar daños físicos o materiales. Multas desde 60 hasta 45,000 euros.
  • Sanciones Graves: Motivadas por lesiones graves o daños a bienes. Multas entre 45,001 y 90,000 euros.
  • Sanciones Muy Graves: Infracciones con daños superiores a 15,000 euros, incluyendo muertes o accidentes aéreos. Multas entre 90,001 y 225,000 euros.

Aunque estas cifras puedan parecer intimidantes, la normativa aún no detalla cada caso específico. Más que temer, enfóquese en volar con seguridad y cumplir con las normativas establecidas.

Responsabilidad Civil y Seguro:

La responsabilidad civil es clave al volar drones, especialmente cuando se consideran los posibles daños a bienes y lesiones físicas. Piloto, propietario o fabricante pueden ser responsables, según la ley. En vuelos recreativos, contar con un seguro de responsabilidad civil es recomendable. Aunque no sea obligatorio, puede ser práctico en situaciones inesperadas.

Estos seguros suelen cubrir hasta 300,000 euros para drones menores de 20 kg y hasta 960,000 euros para aquellos más pesados. El costo varía entre 150 y 300 euros, según la aseguradora. La suscripción de una póliza no solo proporciona protección financiera sino también tranquilidad al volar.

Responsabilidad Civil por Daños:

Los drones pueden colisionar con diversos elementos, causando daños y lesiones. Después de un impacto, el dron puede caer libremente, presentando riesgos incluso si no vuelan rápido o son de tamaño reducido. Aunque el riesgo de incendio es bajo, las baterías y circuitos pueden contaminar aguas subterráneas en caso de accidentes.

En términos legales, la responsabilidad recae en el piloto, propietario o fabricante por los daños causados. La víctima generalmente se dirige contra el segundo por su solvencia, subrayando la importancia de la identificación clara mediante una placa ignífuga en el dron.

Responsabilidad del Piloto y/o Propietario:

El piloto debe responder por daños causados en vuelo o en tierra. El error humano juega un papel importante, ya que el control deficiente y las maniobras arriesgadas pueden provocar accidentes. Además, el bajo costo de adquisición puede influir en la actitud del piloto.

El propietario también puede ser responsable de manera independiente. La extensión del principio de responsabilidad por hecho ajeno permite esta posición, especialmente cuando hay jerarquía o subordinación. La identificación clara del propietario es crucial según la normativa, y la carga de la prueba puede invertirse para favorecer a la víctima.

Sanciones y responsabilidad civil al volar drones: Guía Completa

Causas de Exoneración:

Hay situaciones en las cuales ni el propietario ni el piloto tendrían que responder. La fuerza mayor o caso fortuito, como ráfagas repentinas de viento, puede eximir de responsabilidad. También, la intervención de terceros, sabotajes o interferencias, pueden exonerar a las partes afectadas.

Ataques y Hacking:

Ataques al hardware, inalámbricos o a los sensores son riesgos reales. Hackear un dron puede resultar en caídas o toma de control. Distinguimos entre ataque al hardware, inalámbrico y a los sensores («spoofing»). Estos ataques, aunque peligrosos, pueden mitigarse con precauciones adecuadas.

En resumen, volar drones es una actividad emocionante pero sujeta a regulaciones estrictas. Conociendo las sanciones potenciales y entendiendo la responsabilidad civil, puedes disfrutar de esta experiencia de manera segura y legal. La suscripción de un seguro adecuado agrega una capa adicional de protección, brindándote tranquilidad en cada vuelo.

Deja una respuesta