Mercancías peligrosas con drones: Normativas y consideraciones cruciales

Mercancías peligrosas con drones: Normativas y consideraciones cruciales


En el dinámico mundo de la aviación no tripulada, el transporte de mercancías peligrosas a través de RPAS (Sistemas de Aeronaves Pilotadas a Distancia) abre un fascinante espectro de posibilidades y desafíos normativos. En este contexto, es esencial entender las disposiciones clave establecidas en el Anexo 18 y el Artículo 35 del Convenio de Chicago, que rigen el transporte internacional de mercancías peligrosas mediante drones civiles.

Según el Artículo 35 del Convenio de Chicago, las aeronaves utilizadas en la navegación internacional no pueden transportar municiones de guerra o material bélico sobre el territorio de un Estado sin su consentimiento. Cada Estado contratante tiene el derecho de reglamentar o prohibir, por razones de orden público y seguridad, el transporte de otros artículos sobre su territorio.

Ampliando estas disposiciones, el Anexo 18 al Convenio de Chicago establece pautas específicas bajo el título «Transporte sin riesgo de mercancías peligrosas por vía aérea». Además, los documentos 9284 y 9284SU de la OACI ofrecen «Instrucciones técnicas para el transporte sin riesgo de mercancías peligrosas por vía aérea» y su suplemento, respectivamente.

En el marco regulatorio español, el RD 1036/2017 prohíbe el transporte de objetos y sustancias enumeradas como mercancías peligrosas, a menos que se cuente con la autorización de la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea). Esta restricción se aplica a las RPAS, y su incumplimiento puede acarrear consecuencias legales.

Es fundamental señalar que, en la actualidad, el transporte de cualquier tipo de mercancía mediante RPAS está prohibido. Sin embargo, el RD 1036/2017 contempla operaciones aéreas especializadas que podrían involucrar el transporte de productos clasificados como mercancías peligrosas, siempre y cuando no se trate de una actividad de transporte en sí misma.

Mercancías peligrosas con drones: Normativas y consideraciones cruciales

Para llevar a cabo estas operaciones especializadas, se requiere la autorización específica de la AESA. El transporte de productos peligrosos, como aquellos utilizados en tratamientos fitosanitarios, exige una aprobación adicional. Por ejemplo, los drones que utilizan productos químicos clasificados como sustancias peligrosas deben obtener la aprobación de la AESA, especialmente cuando se aplican en tratamientos fitosanitarios sujetos a la legislación vigente.

En este contexto, es imperativo que los pilotos remotos estén en posesión del Carnet de Piloto Aplicador y que cada tratamiento haya sido debidamente autorizado por el órgano competente de la comunidad autónoma, conforme al Real Decreto 1311/2012.

En resumen, la navegación de RPAS en el ámbito del transporte de mercancías peligrosas requiere un cumplimiento meticuloso de las regulaciones establecidas, con un énfasis particular en la obtención de autorizaciones específicas de la AESA y el respeto a las normativas locales relacionadas con productos fitosanitarios.

Deja una respuesta