Ucrania se defiende con drones, imágenes de la guerra del futuro

Ucrania se defiende con drones, imágenes de la guerra del futuro


Espían las posiciones del enemigo y lanzan bombas. En la guerra de Ucrania, los drones se han convertido en una de las armas más importantes. Algunos modelos son fabricados en Letonia, por refugiados ucranianos.

Sensor de huellas dactilares, puerta de seguridad, bata de laboratorio: quien quiere entrar en la pequeña sala de producción de drones en Riga, la capital de Letonia, tiene que llevar una red para el pelo y cubre zapatos desechables. Incluso el aire se filtra. Todo tiene que estar impecable para la producción de estos dispositivos de alta tecnología. En la fábrica trabajan ahora también refugiados ucranianos. «Cuando empecé aquí, ni siquiera sabía en qué dirección había que girar para atornillar y desatornillar», dice una trabajadora ucraniana, señalando su destornillador. Sus compañeros y ella llegaron a Letonia tras el inicio de la guerra en Ucrania. En su país natal solían trabajar como bibliotecarios y contables, ahora construyen drones para el ejército ucraniano. Atornillan motores en los drones, ensamblan placas de circuitos y montan piezas de cámaras.

Ucrania se defiende con drones, imágenes de la guerra del futuro Dron ala fija militar
«Ucrania se defiende con drones«
Drone uso militar

Su nuevo empleador, la empresa letona Atlas Aerospace, respondió a la explosión de la demanda de drones de reconocimiento militar ampliando la producción. «Antes, me conformaba con vender diez drones al mes. Hoy en día estamos intentando aumentar la producción a 700 drones al mes, y eso todavía no es suficiente. Tenemos que pensar en cómo vender más», dice el director general de Atlas, Ivan Tolchinsky.

Ucrania se defiende con drones, imágenes de la guerra del futuro
«Una revolución a nivel táctico»

Tolchinsky, de 36 años, nació en Ucrania pero creció en Israel. Es un veterano de guerra: en una de sus misiones sirvió como francotirador en el ejército israelí en una unidad especial durante la guerra del Líbano. Más tarde estudió ingeniería aeroespacial. El hecho de que su empresa tenga su sede en Letonia es pura coincidencia, dice. Producir drones en Israel habría sido mucho más difícil.

Atlas Aerospace construye drones pequeños, compactos y plegables que pueden caber en una mochila. Son muy solicitados por las fuerzas especiales ucranianas: la empresa ya ha entregado más de 100 drones al ejército ucraniano, y todavía hay demanda.

«Los drones son una revolución a nivel táctico», afirma entusiasmado Tolchinsky, director general de Atlas. «Los soldados en el campo pueden hacer el reconocimiento por su cuenta. Por ejemplo, si un grupo de soldados quiere cruzar una carretera, puede comprobar con el dron de antemano si el enemigo ha tendido una emboscada.»




Deja una respuesta